Magnate visionario, un libro recupera la figura de este vasco, personaje clave del siglo XX en nuestro país. Por Fernando Goitia

• Horacio Echevarrieta, por sus obras lo conoceréis

El título del libro puede sonar exagerado: Las 150 vidas de Horacio Echevarrieta, pero lo cierto es que este empresario bilbaíno (1870-1963) estuvo en todos los saraos. Iberia, Cemex, Iberdrola o los astilleros IZAR no serían lo que son de no haber pasado Echevarrieta por sus órganos ejecutivos. Hijo de un empresario y político, tenía 33 años cuando heredó minas de hierro, dos hectáreas en el Ensanche de Bilbao y acciones en empresas extractivas.

Un legado que pronto amplió hasta convertirlo en imperio. Y lo hizo en tiempos convulsos, con el mundo sufriendo una guerra mundial y una pandemia, y España pendiente de la sublevación en Marruecos y sumida en turbulencias político-sociales que derivarían en guerra civil.

Iberia, Cemex, Iberdrola o los astilleros IZAR no serían lo mismo de no haber pasado

En esos años, él diversificó inversiones y modernizó sectores como el del transporte -marítimo, aéreo, ferroviario y metropolitano-, la energía, los medios de comunicación, la construcción y la inversión inmobiliaria. Todo ello mientras ejercía como mecenas de artistas vascos, realizaba donaciones a museos, apoyaba a pensadores como Unamuno y se convertía en el primer miembro sin título nobiliario del Comité Olímpico Internacional.

En cuanto a la política, otra pasión heredada de su padre, fue diputado republicano (1903-1917), posición desde la que defendió los fueros vascos y la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores, toda una traición para sus colegas de la patronal, que lo calificaron de «empresario esquirol».

Fue amigo de Alfonso XIII, quien le ofreció el título de ‘marqués del Rescate’ tras liberar a cientos de prisioneros españoles en Marruecos. Él, convencido republicano, lo rechazó.

En todo caso fue siempre a su aire, cultivando, pese a su credo republicano, una gran amistad con Alfonso XIII -le ofreció un marquesado que rechazó-, para años después participar en la Revolución de Asturias de 1934. Experiencia que dio con sus huesos en la cárcel Modelo de Madrid tras ser detenido, junto con el exministro socialista Indalecio Prieto, desembarcando un cargamento de armas. Durante la guerra se jugó el pellejo salvando vidas en el Madrid sitiado, pero con el tiempo procuró distanciarse de ambos bandos; opción que, a juicio de los autores del libro -Gonzalo Arroita, María Peraita y Javier Amézaga-, contribuyó a su olvido. Lugar del cual ellos lo esperan rescatar.

Las 150 vidas de Horacio Echevarrieta, publicado por el sello de Cátedra Unesco y el Puerto de Bilbao, con prólogos de Eduardo Mendoza y Juan Ignacio Vidarte y portada de Mikel Rico, está disponible en: www.horacioechevarrieta.com

Artículo XLSemanal